¿ESTO ES UNA TIENDA O UN PARLAMENTO, SOY CANDIDATO PORQUE ES MI TURNO O SOY CANDIDATO PORQUE TENGO ACUERDOS?

Decía Hannibal Lecter, en el Silencio de los Corderos, que para entender y comprender los sucesos había que remitirse a los principios básicos, al origen de las cosas.

Voy a intentar hacer memoria para poder entender la situación actual, que otra cosa podría haberse hecho y que se debería hacer tras las próximas elecciones, si llega el caso.

Después de los resultados del 20D, era cristalino que para poder ser investido Presidente y formar Gobierno, no quedaba más remedio que llegar a acuerdos políticos. Por las declaraciones y posicionamientos de las diferentes fuerzas políticas pareció evidente que: 1º El PSOE y el resto de fuerzas políticas, excepto Ciudadanos, no apoyarían un gobierno del PP; 2º Todos coincidían en que el primer turno correspondía a la fuerza más votada, el PP, así era asumido públicamente; 3º El PSOE declaró que no entraría a hablar o acordar con el resto de las fuerzas políticas hasta que una vez pasado el turno del PP -que consistía en no conseguir la investidura (ver 1º)- le tocara el turno a su candidato.

Es decir, según estos principios, Felipe VI tenía que a) ir designando para formar gobierno según el resultado de las elecciones: 1º, 2º, …(La Tienda) y b) sin considerar el principio de “la posibilidad de formar gobierno o ganar la investidura” (El Parlamento); creo que de acuerdo con el principio parlamentario de nuestro estado tendría que tener más valor la b) que la a). Según la b) es como se entienden las consultas a las fuerzas políticas, mostrando estas su voluntad de apoyar o no a un determinado candidato; es decir, se tenía que haber buscado a un candidato que tuviera la posibilidad cierta de ganar la investidura y configurar un gobierno. Bajo el principio de conseguir ganar la investidura, Mariano Rajoy declinó la invitación de Felipe VI, toda vez que no tenía los apoyos suficientes para formar gobierno. En mi opinión, el Rey una vez escuchado a las fuerzas políticas y a Rajoy de que no tenía los apoyos suficientes, no debería haberle insinuado que le iba a proponer como candidato, dando así valor al sistema parlamentario.

En esas primeras entrevistas con el Rey, donde se despiden diciendo “nos volveremos a ver pronto”, todos daban como echo cierto que el PP no conseguiría los apoyos necesarios; pues bien, en esas primeras entrevistas, Podemos le transmite al Rey que ellos están dispuestos a formar gobierno con el PSOE; Pablo Iglesias, en la rueda de prensa posterior a su charla con el Rey, explica su conversación y transmite su propuesta a los medios, que sirve a su vez para transmitírsela al PSOE (Tenemos que recordar que el PSOE decidió no negociar con nadie hasta que Pedro Sánchez no fuera designado candidato de acuerdo con los turnos, la Tienda, y no con la posibilidad de formar gobierno, el Parlamento). En la rueda de prensa de Pedro Sánchez, este no le dio mayor importancia al asunto de la propuesta de Podemos (mi visión personal), mientras que desde algunas partes del PSOE se interpretó como una humillación al PSOE y cosas peores. Lo cierto, es que con el empeño del PSOE de que el Rey propusiera como candidato a Rajoy, según el turno, y así diera comienzo el “reloj de la democracia”, se buscaba humillar al PP, puesto que había quedado claro, que ni siquiera en la segunda vuelta se iba abstener otra fuerza política que diera la mayoría simple al PP más Ciudadanos. Sencillamente Rajoy no quería pasar por esa humillación, y le entiendo. Personalmente, no me expondría a una situación donde fuera a recibir una cantidad incontable de golpes, dialécticos y políticos, sin obtener nada a cambio.

Creo que la nota de la Casa Real debería haber sido más del tipo: “Una vez consultadas a todas las fuerzas políticas, ninguna nos ha transmitido su capacidad para obtener una mayoría parlamentaria con la que se pueda formar gobierno o ganar la investidura, por lo que iniciaremos una segunda ronda de consultas cuando algún candidato vea factible ganar la investidura”, y el Rey no hubiera puesto al descubierto la humillación que supone ser rechazado (Cuando alguien nos rechaza, todos y todas sentimos un cierto desasosiego y humillación, Felipe VI no va a ser diferente) y, lo que es más importante, el sistema parlamentario hubiera salido reforzado frente al sistema de “por turnos”. Para excusarles (Al Rey y a Rajoy) diré que, quizás la inexperiencia, el enfrentarse a unos resultados electorales sin mayorías evidentes o un mal asesoramiento derivado de las “costumbres” dio por traste esta situación. Y Rajoy, aun no queriéndolo, salió igualmente humillado al darse a conocer su rechazo a la propuesta del Rey (Joder, que es el Rey quien te propone), es decir, lo que quería evitar se produjo pero peor. Se le llamó irresponsable, desleal, se le acusó de parar el “reloj de la democracia” y tantas otras cosas.

Entonces se inicia la segunda ronda de contactos, que sin aprender de los resultados de la primera (o quizás sí), se iba a proponer al 2º por turnos según los resultados del 20D. Al parecer nadie había entrado en conversaciones para llegar a acuerdos que permitieran una mayoría suficiente para conseguir la investidura, a excepción de Podemos que le había hecho una oferta al PSOE y que el PSOE no entró a valorar; bueno sí la entro a valorar, pero me voy a evitar los comentarios tanto del PSOE como de Ciudadanos, alguna prensa, los míos y los de algunos otros, ya que no añaden nada a esta disquisición.

Supongo que el Rey estaría informado por sus asesores (leerán la prensa, hablarán por teléfono, conversarán entre ellos, se transmitirán la información, la analizarán) de los diferentes planteamientos que tenían las fuerzas políticas; creo que se podía deducir, y a la vista están los resultados, que un acuerdo entre PSOE y Podemos era el más viable, ya que alguna fuerza nacionalista estaba dispuesto a apoyarles, el PNV por ejemplo (ya lo había declarado) y otras a abstenerse; también parecía evidente que un acuerdo del PSOE con Ciudadanos no iba a recibir el apoyo de las demás fuerzas políticas derivado de: El PP no iba a apoyar, ni por activa ni por pasiva, nunca a un candidato del PSOE (y para deducir esto no hace falta ser muy experto); que Ciudadanos como formación está absolutamente enfrentada a las fuerzas nacionalistas o independentistas; y, que Podemos y Ciudadanos se vetaban mutuamente (algo lógico dado el carácter del discurso político de cada una de ellas y sus propias manifestaciones).

El PSOE seguía empeñado en no entablar conversación alguna hasta que Pedro Sánchez no fuera designado. Sabíamos dos cosas: no apoyaría nunca a un gobierno del PP y no buscaría el apoyo de las fuerzas nacionalistas-independentistas (Así se determinó en el Comité Federal).

¿Cómo convenció, entonces, Pedro Sánchez al Rey de que era capaz de configurar una mayoría suficiente para resolver la investidura? O no lo hizo. Empecemos por esto último.

Su designación lo fue porque le tocaba, fue 2º (La Tienda) -sin considerar la posibilidad o no de obtener una mayoría para ganar la investidura (El Parlamento)- y además ponía en marcha el famoso “reloj de la democracia”. Esta forma de actuar es cuanto menos cuestionable, es posible que tanto el Rey como Pedro Sánchez hayan reflexionado poco, exactamente igual que todos los demás (o mucho, según las razones que se den, que me gustaría conocer, las de verdad) y por eso estamos donde estamos. El Rey ha sufrido una segunda humillación, su segundo candidato, que esta vez sí admite presentarse, no llega a resolver el problema (El segundo entrenador de la temporada te baja al equipo a segunda división, para entendernos).

Otra cosa sería que Pedro Sánchez intentara convencer o convenciera a Felipe VI de que era capaz de conseguir la investidura; a lo que, Felipe VI tendría que haber preguntado ¿Cómo es posible si no te has sentado a negociar con nadie? ¿Cómo lo sabes tan certeramente? ¿Lo vas a hacer con Podemos o con Ciudadanos? Para terminar indicando a Pedro Sánchez, algo evidente y que sabía el propio Pedro y que el Rey debería conocer o, al menos, estar debidamente asesorado al respecto: Yo creo que Podemos y Ciudadanos son incompatibles, se vetan así mismos, o al menos es lo que tengo entendido.

El “reloj de la democracia”, tal y como se nos quiere hacer entender, se pondría en marcha con la primera sesión de investidura. Ese reloj, al parecer para algunos, señala el tiempo que transcurre entre la sesión de investidura hasta convocar unas nuevas elecciones, en caso de que ninguna fuerza política consiga formar gobierno o ganar una investidura, dos meses. Por consiguiente, quien aceptó ponerlo en marcha, puso en marcha un plazo inalterable, sabiendo además que de no conseguir la investidura en dicho plazo, habría nuevamente elecciones y el gobierno seguiría en funciones. Y todo esto sin haber empezado a dialogar con el resto de las fuerzas políticas. Sinceramente me parece correr mucho riesgo y muy deprisa.

En mi opinión, el “reloj de la democracia” se puso en marcha el 6 de diciembre de 1978 (Referéndum de la Constitución) y se intentó parar el 23 de febrero de 1981 (El intento de golpe de Tejero). El reloj de la democracia siempre está en marcha. La teoría de los turnos (La Tienda), primero el 1º, segundo el 2º es totalmente cuestionable con un sistema de acuerdos (El Parlamento). El comenzar un intento de investidura sin haber previamente establecido negociaciones con el resto de las fuerzas políticas ha llevado o llevará a que tengamos unas elecciones el 26J (Y no cualquier otra fecha). En la Constitución no se plantea como resolver el dilema de que: no habiendo candidato de gobierno por no conseguir los apoyos suficientes y sin necesidad de pasar por una investidura fallida (humillante) se convoquen unas nuevas elecciones.

Para llegar a donde estamos, lo mejor hubiera sido no proponer a nadie que no garantizara ganar la investidura. Seguiríamos con un gobierno en funciones, pero seguiría abierto el plazo de negociaciones, ¿Hasta cuándo? Eso es lo que no determina la Constitución.

Negociar bajo presiones que no tienen que ver con la propia negociación, como son los plazos o el tiempo, nunca es bueno. Para llegar a entregar unos buenos deberes a tiempo, todo estudiante sabe que no puede dejarlos para el último día, aunque dedique la última noche a rematarlos. Siempre hay que considerar un plazo para hacer las cosas, pero aquí no tenía por qué haber existido esa premura, o tanta premura.

Ahora nos llevamos las manos a la cabeza por la convocatoria de elecciones y todos quieren utilizar esa excusa para forzar y acusar a los demás, incluso para hacer, aparentes, nuevas propuestas de última hora.

Sigo sin conocer la solución sobre qué hubiera pasado si transcurrido un tiempo, nadie hubiera podido conseguir los apoyos necesarios y nadie hubiera sido propuesto por el Rey, pero ese asunto es más técnico y para eso tenemos un montón de gente sabia, o a lo mejor sobre este asunto hubiera sido más fácil llegar a un acuerdo y a lo mejor se hubieran tenido igualmente que repetir la elecciones, pero por el momento eso no lo podemos saber. A lo mejor en esta segunda vuelta si el proceso se hace bajo el prisma parlamentario y no el de los turnos, conseguimos otro resultado aunque los resultados de las elecciones sean los mismos.

Ya todos y todas conocéis el resultado de la designación del Rey a Pedro Sánchez para conseguir la investidura (Segunda humillación del Rey, primera de Pedro Sánchez). No voy a volver a contar la historia, salvo indicar que todos los argumentos “políticos” utilizados por todas y cada una de las fuerzas políticas han sido desarrollados en laboratorios de respuestas, con probetas de líquidos inconfesables, con la única razón de “excusar mis actuaciones y acusar al contrario”, es decir, mantras y pamplinas a repetir hasta la saciedad. Ninguno se ha mirado hacia dentro, o a lo mejor sí, y no le ha gustado lo que ha visto.

Por cierto, no he hablado de las propuestas políticas concretas de cada formación. He determinado las incompatibilidades entre formaciones, derivadas de sus propias declaraciones, y el carácter nacional o nacionalista de las mismas, para poder entender las posibilidades primigenias de establecer acuerdos.

En conclusión, el Rey no debería proponer a nadie que no garantice ganar la Investidura y formar Gobierno, para eso se hacen las consultas a las formaciones políticas y las formaciones políticas tienen que hablar entre ellas (o negociar) antes de despachar con el Rey; eso no es deslealtad, ni comprometer las formas democráticas, es trabajar por y para los ciudadanos desde el minuto uno de conocer los resultados electorales; aquí no valen los turnos, no valen las componendas. Los deberes hay que tenerlos terminados antes del nombramiento. A ver si para las próximas elecciones lo hemos aprendido, todos y todas.

Parafraseando la canción de José Feliciano, tenemos clavadas dos cruces en el monte del destino: La primera, la torpeza de un Jefe de Estado, en nuestro caso el Rey Felipe VI, que propone un candidato a la Presidencia de Gobierno sin tener garantizado que ganará su investidura en el Parlamento; la segunda, la soberbia del candidato (estoy seguro que los del laboratorio de respuestas lo llamarán responsabilidad, pero una vez más no estaré de acuerdo con ellos), en nuestro caso Pedro Sánchez, que acepta su nombramiento sin ni tan siquiera haber empezado una ronda de negociaciones (O al menos es lo que nos han contado). Torpeza y soberbia dos ingredientes que suelen dar malos resultados.

Anuncios

APERITIVO DEL SÁBADO: FELIPE GONZÁLEZ EN LOS 70.

“Si no se solucionan los problemas de empleo, con la marginación que supone el desempleo masivo; si no se progresa en el camino de dotar a cada ciudadano de una vivienda digna, de una sanidad decorosa y de una educación suficiente para todos, la democracia corre el peligro de sucumbir.”

“El capitalismo, en su fase actual de desarrollo, hace que se deteriore el equilibrio de poderes, en base a una expansión del poder económico sobre las áreas de decisión política. Pero amenaza también, a través del control de los mass media y de las instituciones culturales o educativas, con extender su poder decisorio a estas áreas. Se denunciaba, en definitiva, la emergencia, en los países industriales, de una nueva forma de autoritarismo con tentaciones totalitarias.”

Felipe González, “Convivencia y respeto social”. Octubre de 1979.

JUEGO: Encontrar las cinco coincidencias (o más) con Agosto de 2013.

SOLUCIÓN: Si has encontrado las coincidencias significa que algo tenemos que hacer.

la rosa y el puño

“El socialismo puede ser definido en grandes líneas como la profundización del concepto de la democracia. Es decir, como el desarrollo hasta sus últimas consecuencias de la democracia en el campo político, socio-económico, socio-cultural, etc.”

“Pero la plenitud democrática no va a ser alcanzada más que en una sociedad socialista, porque ello supone que el hombre, no sólo va a ser dueño de su destino colectivo en materia política, sino que va a disponer asimismo de su destino socio-económico.”

Felipe González, “Qué es el socialismo”. 1976.

CARTA ABIERTA A FELIPE GONZÁLEZ

Querido compañero Felipe:

Hay una enorme diferencia entre antes y después. Tú, mejor que nadie, conoces la importancia de “los tiempos” en política, quizás por eso esta declaración la haces “después”. Intentar llevarse bien con todo el mundo y parecer neutral a veces no es lo más aconsejable. La acción toma valor cuando se realiza en el momento preciso, en el caso de las primarias andaluzas esta acción hubiera tenido algún valor “antes”, tal y como han hecho otros compañeros de toda España.

Felipe, compañero, con lo buen político que eres, parece que has querido y quieres “nadar y guardar la ropa”, has querido no enfrentarte “antes” al aparato andaluz y “después” sales defendiendo a la militancia, este juego ya convence poco, al menos a muchos militantes andaluces, porque ya no sirve de nada en Andalucía, como se diría en términos económicos, ya no es productivo, o al menos con la productividad que muchos militantes hubiéramos dado a estas declaraciones si se hubieran realizado “antes de”.

Pero, por buscar la parte positiva y jugar a ganar-ganar,  voy a dar por buenas y sinceras tus declaraciones en este momento y las voy a emplear, con tu permiso que creo que tengo, para cualquier situación que se plantee en el partido similar a la que se ha planteado en Andalucía, ya sea a nivel federal, regional o local.

Así pues, compañero te doy las gracias, “más vale tarde que nunca”. Tus opiniones siempre son valoradas en el partido y entre sus militantes y por eso la importancia, de tus declaraciones y del momento en que las haces.

Queda mucho camino por recorrer, y tú, Felipe, lo sabes muy bien. Estamos viviendo momentos muy críticos, donde muchos compañeros se plantean todos los días mantener o no la militancia en un partido que consideran que no les representa.

Compañero es el momento de la militancia, espero y deseo que estés junto a ella.

Un cordial saludo socialista.

El compañero Jesús.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07/19/andalucia/1374238585_258539.html

ESPERANZA AGUIRRE DEBE DIMITIR

Esperanza Aguirre desconoce lo que significa tener una mínima ética de la responsabilidad. Ella, lo mismo que, la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y otros cargos políticos públicos del Partido Popular faltan al respeto despiadadamente a ciudadanos con un legítimo derecho a la protesta, con sus declaraciones injuriosas incitan a la violencia y el enfrentamiento de propios y extraños. No pueden seguir ni un segundo más ostentando sus cargos políticos públicos, ya sean institucionales u orgánicos. No pueden representar ni a su partido ni a los ciudadanos que les han votado.

La templanza es una característica que debe tener un político, como indicaba Max Weber; la templanza es virtud también reconocida por su iglesia católica. Esperanza Aguirre carece de las dos: templanza y ética de la responsabilidad. Si emplea estas expresiones en público: violentos acosadores, energúmenos, nazis, matones, terroristas,   no quiero pensar lo que opinará en privado.

Esperanza Aguirre desconoce totalmente lo que significa un Estado de Derecho y no puede convertir cuatro años de gobierno democrático en cuatro años de la peor dictadura, faltando el respeto e intentando impedir las legítimas manifestaciones de ciudadanos indignados con unas políticas que no han votado. Esperanza Aguirre ni es demócrata, ni por supuesto amante de la libertad, a Esperanza Aguirre como a otros se les está cayendo la careta.

Esperanza Aguirre, como representante de la derechona española, intenta enfrentar a unos españoles contra otros, mintiendo, insultando; quiere mantener la idea de las dos españas. Esperanza Aguirre tiene una memoria rancia con olor a franquismo.

Espero que los partidos de la oposición, y más aún mi partido el PSOE, reprueben las palabras de Esperanza Aguirre y de todos aquellos que sigan incitando a la violencia y el enfrentamiento, pidiendo su dimisión inmediata y el alejamiento definitivo de la política. Políticos como Esperanza Aguirre hacen desmerecer en mucho la institución de la política. ¿O están buscando eso?. Así volverían los suyos.

DIMITIR O NO DIMITIR: ESE ES EL PROBLEMA. SEGUNDA PARTE

¿Qué esquema de valores debe tener la política como institución por encima de los valores e intereses de: los partidos políticos, de los cargos políticos, de los militantes, de los simpatizantes y de los propios ciudadanos?¿Los ciudadanos: sin falsas afinidades, sin falsos compañerismos, sin falsas lealtades, sin falsos partidismos, sin falsos patriotismos y sin falsas creencias, tienen más claro el esquema de valores de la política como institución que los miembros de la institución: partidos políticos, militantes y simpatizantes?

El problema consiste en reconocer o establecer  el esquema de valores de la política como institución incorporando una ética de la responsabilidad personal aplicada a las causas éticas por las que un político debería dimitir. El problema de la dimisión no puede depender de una investigación o de una imputación o de un juicio o de una condena; Mariano Rajoy declaró en Francia: … a partir de aquí estaremos a lo que decidan los tribunales de justicia como ocurre en cualquier país democrático y de derecho.” refiriéndose a los problemas del Partido Popular.

Inglaterra, Alemania, y Francia son países democráticos y de derecho donde se dimite por razones como:

–          Plagiar una tesis, Karl-Theodor zu Guttenberg, Ministro de Defensa alemán en 2011 y Annette Schavan, Ministra de Educación y Ciencia alemán en 2013, que “explicó en su intervención que dimitía “para no dañar el cargo” y no gravar el trabajo del Gobierno federal.” (Fuente: Público.es)

–          Exceso de velocidad y obstrucción a la justicia: Chris Hunme, Ministro de Energía y Cambio Climático inglés, en 2012, que en 2013 “explicó que renunciaba también a su escaño en la Cámara de los Comunes: “Habiendo asumido la responsabilidad por algo que ocurrió hace diez años, el único camino adecuado para mi es dimitir como diputado por Eastleigh, lo que haré en breve”. (Fuente, ABC.es)

–          Tráfico de Influencias y cohecho: Christian Wulff, Primer Ministro de la Baja Sajonia alemán, en 2012, “Después de que la fiscalía de Hannover apreciara que existen “indicios concretos y suficientes” de esos delitos por aceptar vacaciones, regalos y prebendas de empresarios que se beneficiaron de contratos públicos.” (Fuente, El País)

–          Una cuenta en Suiza: Jérôme Cahuzac, Ministro de Hacienda francés, el 19 de marzo de 2013; “Dimito por el buen funcionamiento del Gobierno y de la Justicia”, ha explicado en un comunicado. “Pero esto no cambia nada sobre mi inocencia ni sobre el carácter calumnioso de las acusaciones lanzadas contra mí, y a eso voy a consagrar ahora todas mis energías.”(Fuente, El País)

–          Cobrar dietas indebidas: David Laws, secretario-jefe del Tesoro inglés en 2010; “ha presentado su dimisión tras haber aceptado devolver 40.000 libras (47.000 euros) en alquileres costeados por el Estado. Laws no había hecho nunca público que en realidad la persona con la que compartía piso, y a la que pagaba un alquiler mensual de 1.100 euros, era su compañero sentimental.” (Fuente, El País)

Algunos comentarios de periodistas:

–          Miguel Mora, El País, respecto a Jérôme Cahuzac: “Su renuncia demuestra que la política francesa mantiene un nivel de exigencia ética mayor que el de sus vecinos del sur.

–          Miguel Ángel Villena, El País, respecto a Christian Wulff: “la historia reciente de Alemania está jalonada de políticos que han abandonado su puesto por las imputaciones de delitos. Hasta faltas o errores que serían calificados de menudencias en otros países europeos, como copiar una tesis doctoral, terminaron con la dimisión del ministro de Defensa.

En España las causas éticas y la ética de la responsabilidad las tienen que impartir los tribunales de justicia, en opinión del Presidente de Gobierno Mariano Rajoy y de buena parte de los dirigentes del PP, del PSOE, de CiU, de UPN, de UPyD, … Al parecer son muchos los militantes y simpatizantes de los partidos políticos y los ciudadanos que no están de acuerdo con la máxima de Mariano Rajoy.

Independientemente de los tribunales de justicia, las causas éticas y una ética de la responsabilidad de los cargos políticos, conseguirían una opinión positiva de los ciudadanos sobre la política como institución, del sistema político, de los partidos políticos, de los cargos políticos, de los militantes y de los simpatizantes. Los esquemas de valores y las causas éticas difieren en cada institución, en cada momento de la historia y en cada ser humano.  Hay muchos esquemas de valores y  causas éticas en las que los seres humanos han coincidido a lo largo de la historia, este es un motivo de nuestra posibilidad de convivencia, de convertirnos en sociedad.

Escribía Max Weber: “Es, por el contrario, infinitamente conmovedora la actitud de un hombre maduro (de pocos o muchos años, que eso no  (sic) importante), que siente realmente y con toda su alma esta responsabilidad por las consecuencias y actúa conforme a una ética de responsabilidad, y que al llegar a cierto momento dice: “No puedo hacer otra cosa, aquí me detengo”. Esto sí es algo auténticamente humano y esto sí cala hondo.” Conferencia: La política como vocación, 1919.

La ética de la responsabilidad se corresponde, en nuestro caso,  con el posible perjuicio que se pueda ocasionar a la política como institución y al grupo al que perteneces; la ética de la responsabilidad debe ser directamente proporcional al cargo político social del individuo. Las causas éticas y la ética de la responsabilidad se desvirtúan si los intereses y circunstancias  personales se anteponen al propio esquema de valores, mucho peor sería si los intereses y circunstancias personales carecen de ética alguna es decir carecen de un esquema de valores.

No se debe interpretar que un esquema de valores deba ser algo absolutamente estricto, eso llevaría al fanatismo; un esquema de valores evoluciona, al igual que evoluciona la sociedad.

Los grupos políticos quieren que el resto de la sociedad comparta sus esquemas de valores; así pues, los miembros de los grupos políticos deben comportarse socialmente de acuerdo a su esquema de valores; los miembros de un grupo político deben ser un modelo de su esquema de valores. Este esquema de valores que se transmite a la sociedad debe incorporar las causas éticas y la ética de la responsabilidad de cada individuo que pertenece a un grupo político y por supuesto tienen que incluir los esquemas de valores y las causas éticas de la institución política.

Parece que en España el esquema de valores y la ética de la responsabilidad se amoldan a los intereses y circunstancias que interesan en cada momento: cuando se habla del grupo político contrario se aplica una ética de la responsabilidad muy estricta; según qué circunstancias se es menos escrupuloso y cuando afecta a tu propio grupo no se aplica; algunos discursos políticos actuales tienen algo de lo anterior; incluso algunas actuaciones políticas de algunos políticos tienen algo de lo anterior. Los ciudadanos no entienden que los políticos apliquen diferentes criterios para las mismas situaciones; así pues, los ciudadanos comienzan a distanciarse y a detestar a los políticos y consecuentemente al sistema y a la política como institución.

Voy a poner un ejemplo personal. Mi padre me hablaba de lo buena y moral que era una homilía del cura; le comenté que si era el cura que tenía tan mala fama en el pueblo; mi padre respondió que sí, pero que haciendo buenas y moralizantes homilías su vida personal le daba lo mismo; le contesté que nadie con tan mala fama podía dar homilías morales, ya que con su mal ejemplo público desvirtuaba su mensaje. Mi padre me dio la razón y no volvió a las misas de ese cura, aunque siguió jugando al mus y al dominó con él. En este momento la sociedad no jugaría al mus o al dominó con muchos cargos políticos públicos. Algunos políticos, por su comportamiento social y más aún, por su comportamiento político social, no son el modelo adecuado del esquema de valores de su grupo y mucho menos de la institución política, motivo suficiente para dimitir de su cargo político público.

Los individuos de un grupo político tienen, entre otras, tres características: ser públicos, tener ética de la responsabilidad siendo un modelo social del esquema de valores que representa; y tener unas causas éticas conformes con el esquema de valores de su grupo y de la política como institución. Entre los individuos del grupo político, quienes tendrían que ser y son los más públicos, los que deberían tener el mayor grado de ética de la responsabilidad y los que deberían ser los más estrictos con las causas éticas son los cargos políticos, esos son, entre otros, algunos de los motivos por los que son elegidos en su grupo político y por la sociedad.

El “mal compañerismo” entre los dirigentes y militantes de los partidos políticos hace considerar que se es “buen compañero” si se defiende a ultranza al que se ha equivocado, buscando razones para argumentar el error y se “cierran filas” junto al errado; sin embargo, se es “buen compañero” si se hace ver el error, se solicitan disculpas sin explicaciones vanas y dependiendo de la equivocación no intencionada, se dimitirá. Algunos individuos de los grupos políticos piensan que si un cargo político dimite arrastra en su caída a la imagen y al valor del grupo. El problema es que se vende la imagen y el valor del grupo a través de las imágenes de los individuos que representan al grupo. La imagen y el valor del grupo debe estar en sí mismo, en sus esquemas de valores e intereses, en los individuos que conforman el grupo, nunca en la imagen personal de uno o varios individuos del grupo, una cosa es representar y otra sustituir.

Y por último, habría que considerar hasta que punto la sociedad española está preparada para asumir las mencionadas dimisiones. Incluso siendo investigados o habiendo sido condenados algunos políticos que se han presentado a las elecciones han conseguido un porcentaje muy considerable de apoyo ciudadano.

ANEXO 1 – ALGUNAS DIMISIONES DEL PSOE

Como soy un militante del PSOE voy a opinar sobre algunos cargos políticos públicos  de mi partido que tendrían que dimitir de sus actuales responsabilidades políticas:

–          Pepe Blanco, como diputado nacional, siendo Ministro de Fomento se entrevistó en una gasolinera con un empresario que recibía subvenciones y llamó a un Ayuntamiento a preguntar por el estado de un expediente del mismo empresario. Un Ministro del PSOE no debe hacer esas cosas.

–          José Antonio Viera, como diputado nacional; siendo Consejero de Empleo  de la Junta de Andalucía comenzó el caso de los ERE. En este momento nadie pide su dimisión. Al parecer, al ser una persona aforada si se le imputara retrasaría la investigación de los ERE ya que se trasladaría el caso “o al menos parte de él se instruiría en el Tribunal Supremo y la juez Mercedes Alaya debería inhibirse.” (El País 10, de noviembre de 2012)

–          Manuel Chaves, como diputado nacional; siendo Presidente de la Junta de Andalucía comenzó el caso de los ERE y se mantuvo como presidente hasta 2009, fue quién nombró a Antonio Fernández como Consejero de Empleo durante los años en los que se desarrolló el caso de los ERE. Antonio Fernández no ocupa en la actualidad ningún cargo político.

–          Xoan Cornide, como gerente de la Fundación Ideas por el caso de Amy Martin.

–          Jesús Caldera, como Presidente de la Fundación Ideas por el caso de Amy Martín.

–          Oscar López, como Secretario de Organización por el caso de Ponferrada.

ANEXO 2 – OTRAS DIMISIONES

Ana Mato (Gurtell), María Dolores de Cospedal (Bárcenas y Sepúlveda), Camps (Gurtell, Noos y otros), Rita Barberá (Gurtell y Noos), Fabra (Insultos en el Parlamento), Ignacio González (La compra de un ático), Núñez Feijoo (Hacerse fotos con quien no debía), Ana Botella (Caso Arena), los cargos políticos imputados del caso Gurtell y por supuesto Mariano Rajoy (Bárcenas y Sepúlveda); Tony Cantó (Declaraciones Indebidas); Yolanda Barcina (Cobro de dietas Indebidas); Oriol Pujol Ferrusola (Caso de las ITV); los diputados nacionales que cobran dietas teniendo piso en propiedad en Madrid.