LO QUE PODRÍA PASAR EL 26J Y COMO EVITARLO

El PP dependerá de los flujos de ida y vuelta que se produzcan respecto a Ciudadanos. Los votantes del PP y Ciudadanos cambiarán sus opciones entre ellos.

El PSOE puede perder votantes por la derecha, por la izquierda y por la abstención. Dudo que las políticas sobre acuerdos que ha llevado a efecto causen un efecto positivo, lo cierto es que no han llegado a ningún resultado por mucho que quieran culpabilizar a otros del fracaso.

Podemos puede ganar votantes del PSOE, pero pierde con IU y por la abstención. Esto ocurrirá en menor medida con las confluencias, ya que ha sido Podemos el que ha llevado el peso de un posible acuerdo o no acuerdo, algo que seguro podrá ser castigado por las formas empleadas, pero en menor medida que al PSOE.

Ciudadanos intercambiará flujos con el PP, pero es posible que reciba votantes del PSOE.

IU recibirá votantes del PSOE y de Podemos, aunque sufrirá también el problema de la abstención.

Creo, que en esta segunda vuelta la campaña electoral va adquirir mucha más importancia que en la primera. Ahora cada uno va a tener que explicar que ha hecho y para qué ha servido.

El PP culpabilizará a Ciudadanos de no forzar al PSOE a un gran acuerdo y de haber actuado al revés de lo que su lógica política había reflejado, apoyar a la fuerza más votada.

La corrupción y los papeles de panamá volverán a estar en campaña pero su incidencia será mínima. España es así.

Tampoco creo que se saque ningún beneficio del intento fallido de llegar a acuerdos, es más, creo que perjudicará a los dos partidos que una vez conseguido firmar un pacto que no valía, han mantenido sus posiciones sin ninguna variación. Los mantras no van a dar resultado.

Sí perjudicarán algunas de las actuaciones excesivas de Podemos.

Y por supuesto, perjudicará el desencanto de la ciudadanía, transformado en abstención, que evidentemente, a quienes más afectará es al PSOE, Podemos e IU.

Según está diseñada la Ley Electoral, esta segunda vuelta beneficiará a una posible alianza entre el PP y Ciudadanos, aunque tampoco creo que alcancen entre los dos la mayoría suficiente.

La unión, bajo el formato que se quiera de Podemos e IU podría ponerles por delante del PSOE, aunque, nuevamente por la Ley Electoral pueden tener más votos pero no más diputados.

Casi con toda seguridad la formación de un gobierno volverá a depender de los partidos nacionalistas o independentistas. Si Podemos e IU, juntos, sumaran más que el PSOE este tendrá que decidir donde se coloca. Si es al revés, PSOE por delante de Podemos e IU, y las condiciones del PSOE no varían, estaríamos en una situación similar a la actual. Es decir tendríamos unas terceras elecciones.

Todo esto podría cambiar mañana, no tiene ningún sentido hacer un camino para llegar al mismo sitio. Los cuatro partidos mayoritarios están pidiendo a los demás que cambien sus posiciones. El mayor esfuerzo para cambiar la posición se le está pidiendo a Podemos, teniendo que admitir un acuerdo donde el PSOE ha realizado cesiones hacia la derecha, el camino a recorrer por Podemos es más largo para poder llegar al pacto del PSOE y Ciudadanos. Al PP se le pide que, aun siendo la fuerza mayoritaria, apoye a su contrincante más directo, algo también impensable.

Evidentemente, todos mantienen sus posiciones. Creo que, lo que más pueden premiar los ciudadanos es un acto de generosidad con resultados, que no altere mucho los principios básicos del propio programa electoral que afecta a la mayor parte de españoles. Ese acto sería muy reconocible hacia el PSOE si, sin necesidad de pactar con los nacionalistas, admitiera sencillamente lo que quisieran votar, o abstenerse. Creo que a estas alturas el tema del referéndum en Cataluña o en cualquier otra parte es menor.

La formación de un gobierno siempre ha estado en manos del PSOE, toda vez que el PP no tiene ningún apoyo excepto el de Ciudadanos; si el PP más Ciudadanos hubieran sumado 176 escaños, ya tendríamos gobierno del PP, eso es lo que verdaderamente se tiene que plantear el PSOE respecto de su acuerdo con Ciudadanos; y Ciudadanos apoyará al PP (Con Rajoy) si los números les cuadran en las próximas elecciones y las políticas seguirán iguales y el austericidio continuaría.

El PSOE sigue teniendo la pelota en su tejado, pero puede dejar de tenerla en unas próximas elecciones, quedando relegado a una tercera posición o como mucho teniendo que resolver lo mismo que ahora. Todos sabemos del sufrimiento y pérdidas que han tenido los partidos socialdemócratas cuando han pactado con la derecha.

Segundas elecciones, no si el PSOE lo evita, no si el PSOE muestra hacia Podemos la misma generosidad mostrada hacia Ciudadanos, y esa generosidad hacia Podemos, ya les digo, desde aquí, que será más premiada en un futuro que la generosidad que le está dedicando a Ciudadanos.